InformaciÓn - OrÍgenes de la MasonerÍa  

ORÍGENES DE LA MASONERÍA

Aunque los orígenes de la masonería no pueden ser establecidos con rigor histórico, no es ilógico considerar que la masonería operativa nace en el seno de los gremios de albañiles que construyeron las grandes catedrales medievales.

En el siglo XVII, la masonería operativa que era a la vez gremio, sindicato, escuela y cofradía, estaba a punto de desaparecer con la terminación de las últimas catedrales. Pero, en la misma época, en Inglaterra, esta institución aceptaba miembros honorarios, cuya ocupación principal no era la construcción. Los llamaron masones "Aceptados", hombres interesados por la base moral, el simbolismo, la generosidad y la fraternidad de la Institución.

En 1717, cuatro logias londinenses, Goose and

Gridiron, Crown Ale house, Apple Tree y The Rummer and Grapes, se unieron y fundaron la Gran Logia de Inglaterra, naciendo así la masonería especulativa que se convirtió en un esplendido proyecto para lograr que la humanidad se uniese por medio de los ideales de libertad, igualdad y fraternidad, una unión en la que para nada contasen el nacimiento, la nacionalidad, la religión ni la posición social.

John, Th. Désaguilliers y James Anderson elaboraron, en 1723, las denominadas "Constituciones de Anderson" que en adelante iban a ser la pauta a seguir por todos los miembros de la Orden.

Para ellos, la catedral ya no será el templo a construir, sino que el edificio a levantar para la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, será la propia Humanidad y el trabajo que antes se aplicaba a la piedra, ahora será sobre el hombre.

La Masonería constituirá la reunión de hombres animados e inspirados por un intenso humanismo fraternal, en el que el sectarismo religioso o las ponencias políticas no tendrán cabida. Durante el siglo XIX algunos sectores de las masonerías francesas y alemanas se alejaron de las Constituciones de Anderson y dieron lugar a Obediencias en las que a los principios de amor fraternal y filantropía iban a unir un gusto por lo misterioso, un fuerte laicismo y anticlericalismo que en algunos derivó hacia un sentimiento antirreligioso o hacia un profundo agnosticismo, dando lugar a una masonería alejada de sus principios fundacionales denominada masonería irregular o liberal.

La Masonería Regular es la que puede válidamente reivindicar el derecho de ser una Orden concebida en un momento de la Historia, fundándose en la fidelidad a los principios y a las reglas dictadas por sus fundadores y que solo admite entre sus miembros a hombres libres y de buenas costumbres que creen en Dios y de los que recibe fidelidad a los compromisos sobre el Libro Sagrado de una religión.


I La Logia I Información I Documentos I Actualidad I Imágenes I Links I Zona privada I